elnortedecastilla.es Tierra de Sabor

Mantequilla de Soria

Denominación de calidad: 

Quizás no muy conocida a nivel del consumidor, pero muy apreciada en los ámbitos especializados, la Mantequilla de Soria es probablemente la mejor de España.


Sus orígenes se sitúan en el Valle del Tera, que ubicado en la zona norte de la provincia de Soria, se caracteriza por tener ricos y abundantes pastos y una buena cabaña de vacuno de leche.

De hecho esta comarca es conocida popularmente como la Pequeña Suiza Soriana, por el verdor y altitud de sus prados.

Su elaboración era principalmente para consumo propio de los ganaderos y se efectuaba de forma artesanal, mediante el reposo de la leche, de la cual se obtenía la nata por separación del suero, batiéndose después en unos recipientes especiales de madera para, tras ser amasada, obtener el producto final en forma de rollo.

En 1999 los productores se decidieron a darle un reconocimiento oficial, en 2004 se formó su Consejo Regulador y por fin, el duro trabajo de muchos años, culminó en 2007 con el Registro de Denominaciones de Origen Protegidas de la UE, siendo la segunda mantequilla de España con tal distinción tras la catalana de Cadí.

Desde entonces  el Consejo Regulador es quien vela porque la materia prima mantenga su calidad, la elaboración, aunque con la incorporación de maquinaria, se asemeje a la tradicional y las cualidades sean las mismas de siempre.

La Mantequilla de Soria se puede encontrar principalmente en tiendas o supermercados especializados en sus tres variedades: natural, salada (con un añadido de sal inferior al 5%)  y dulce.

Las dos primeras se consiguen tras un proceso de desnatado y pasteurización.  La elaboración de la dulce consiste en la preparación de un jarabe compuesto por agua y azúcar, que se hierve hasta obtener un almíbar mezclado luego con la mantequilla natural.

La Mantequilla de Soria dulce es la menos conocida pero quizás la más típica por no existir en otras zonas.

Su original forma de envasado y presentación en caja de tapa transparente y envasada manualmente con manga pastelera con un adorno rosado, la hacen muy atractiva a la vista.

Al degustarla, su textura, su buena untuosidad y su sabor natural, suave y agradable hacen que destaque sobre las demás mantequillas, consiguiendo que cada vez más, este delicioso producto de nuestra tierra consiga más adeptos.

Tu voto: Ninguno Promedio: 5 (1 voto)