elnortedecastilla.es Tierra de Sabor

Jamones de Aljomar

El proceso de producción de esta empresa salmantina comienza entre las 4.30 y las 5 de la madrugada, una vez que han llegado las canales del matadero, después de haber sido sacrificados. Al llegar éstas a la fábrica, son trasladas a la sala de despiece donde se obtienen las partes que se quieren seleccionar de cada canal.
Una vez que se ha llevado a cabo esta operación, las piezas serán transportadas a la cámara de frío, donde permanecerán durante 24 horas. Posteriormente, se recortarán los jamones para darle la forma que debe tener, y pasarán a la clasificadora por pesos, ya que dependiendo de su peso estarán más o menos tiempo dentro de unos contenedores llenos de sal.
Pasado el tiempo necesario, se realizará un lavado del jamón para quitarles la sal. Después, llega el momento en el que se depositarán en los secaderos artificiales. Allí estarán 3 ó 4 meses, siempre con una temperatura y humedad controlada. La primera oscilará entre 4 y 7 grados y la humedad entre el 65% y el 80%. Una vez transcurrido este tiempo, es el momento de moverlos al secadero natural, lo que se conoce entre los empleados de la empresa como ‘La hectárea’, debido a su amplitud. Aquí pasará un tiempo que viene determinado por su estado en el proceso de curación. Ahora tan sólo resta llevarlos hasta la bodega, donde serán untados de grasa y a la espera de que sean distribuidos por toda España y varios países de la Unión Europea.
Respecto a los lomos ibéricos, su proceso de preparación para ser consumidos tienen un proceso similar. En la sala de despiece se obtendrán esas piezas tan apreciadas que pasarán a ser adobadas con pimentón y especias, para después ser embuchados, normalmente en tripa natural. De ahí van al secadero donde permanecerán al menos durante 80 días.
Sin lactosa
El especial cuidado en la producción de los jamones han llevado a esta empresa a ser distinguida como la primera del sector cárnico que incluye en su etiquetado el sello de garantía de consumo para las personas con intolerancia a la lactosa.
Un distintivo recomendado por la Asociación de Intolerantes a la Lactosa de España y que garantiza que el consumo de jamones Aljomar es apto para las personas que tienen ese problema.
Una empresa como ésta, en la que prima la producción de productos de calidad, también ha querido formar parte de la marca de garantía ‘Tierra de Sabor’, y de ahí que haya incluido los jamones, paletas y lomos ibéricos de cebo y bellota en esta marca de referencia.

Tu voto: Ninguno Promedio: 4.5 (4 votos)