elnortedecastilla.es Tierra de Sabor

Bodegas

Tesoro en Olivares

07/08/2009
Javier Pérez Andrés

El joven Álvaro Martín es consciente del simbolismo que encierra el nombre de su bodega, Thesaurus, un término que sugiere, entre otras cosas, el hallazgo o el disfrute de un tesoro. Es ahí donde esta semana nos inspiramos para proponer una visita a la Ribera en la localidad vallisoletana de Olivares de Duero.

La bodega Thesaurus, de nueva creación, viene avalada por una familia de fuerte implantación en los vinos de la comunidad. El padre de Álvaro, Miguel Martín, apostó por la Ribera eligiendo para su bodega y su viñedo este enclave estratégicamente situado entre Quintanilla, Valbuena, el monasterio de San Bernardo y el omnipresente río Duero. Álvaro propone la visita a la bodega, una instalación pequeña, con un interior que sorprende por su diseño, su distribución de naves de fermentación y crianza y por su acristalada sala de cata y de visitas. La fachada engaña, pues será la nueva fase en las instalaciones. El visitante puede degustar dos vinos en una cata comentada y llevarse una botella de regalo. Se trata de conocer una bodega de corta producción donde se elaboran y envejecen los tintos Dorium y Flumen Dorium. La época del año permite visitar los viñedos del entorno, que se encuentran en una de las más bellas fases del ciclo vegetativo. La gran sorpresa que ofrece la bodega es visitar la iglesia de San Pelayo, en la misma localidad, célebre por su retablo del siglo XVI.

En este punto, Álvaro Martín reconoce que, gracias a esta iniciativa, él mismo ha podido comprobar la belleza de un monumento como la iglesia local, que en su interior oculta el retablo mayor, una joya pictórica del Renacimiento español y uno de los más espectaculares de Castilla y León. Este conjunto, fechado hacia 1526, lleva el mismo nombre que la iglesia. Entre los autores de las obras de este conjunto artístico destacan el pintor Juan de Soreda, 'Maestro de Olivares', el arquitecto Pedro de Guadalupe y el célebre escultor Alonso de Berruguete. Éste es el mejor ejemplo de enoturismo que realiza un 'coupage' entre el arte, el paisaje, el vino... y la gastronomía. La tercera pata de esta ruta consiste en comer en Casa el Agapio, un pequeño retaurante-hotel que, con la categoría de Centro de Turismo Rural, fue de los pioneros en el turismo enológico en la Ribera.

Tu voto: Ninguno Promedio: 4.5 (2 votos)