elnortedecastilla.es Tierra de Sabor

FERIA DE LA ARTESANÍA Y EL AJO DE PORTILLO

Portillo abre sus puertas a la cultura de la tradición

24/06/2011
ÁNGEL CAPELLÁN
Tras las hogueras y los actos lúdicos en la noche de San Juan, coincidentes este año con las fiestas del Corpus Christi, en la localidad vallisoletana de Portillo todo está preparado para que hoy abra sus puertas al público un año más y por duodécimo año consecutivo, la Feria de la Artesanía y el Ajo de Portillo, el escenario mágico donde se conjuga la tradición con el arte, y el comercio con la cultura de un pueblo, que expresa la variedad y la riqueza a través de sus productos más emblemáticos, el sentir de su gente y su forma de realizarlos. Un año en el que la Feria estrena presidente de la mano de Ángel Abad Lorenzo y la Villa hace lo propio con su regidor, Pedro Alonso Martín, quienes para ambos este evento será su primer acto institucional oficial.
 
Ubicada a los pies del castillo, en la plaza de Conde de Pimentel, donde se darán cita treinta expositores, de los que nueve son alfareros, siete corresponderán a los confiteros y dos serán de ajeros, en lo que a representantes locales se refiere.
 
Junto a ellos además, cabe destacar la presencia en distintas carpas Tierra de sabor, que mostrará su oferta de algunos productos alimentarios artesanales en la región con dos representantes de la Asociación de Artesanos Alimentarios de Castilla y León y cinco Artesanos Alimentarios de los que tres corresponden a nuestra comunidad, uno es de Asturias y otro venido desde Andalucía.
 
Distintas modalidades
 
Los vinos de nuestra tierra a través de una prestigiosa Bodega de Cubillas de Santa Marta, también tendrán su presencia en el certamen, así como la de otros cuatro artesanos en diferentes modalidades como la serigrafía, el vidrio, la madera o la cosmética del Mar Muerto. Todo en un formato similar al de años anteriores.
 
Una edición que dará comienzo con la ceremonia de inauguración en la plaza de Pimentel en el mismo recinto ferial y que este año el pregón correrá a cargo de Carlos Aganzo, Director del Norte de Castilla, a quien se le hará entrega del Premio Feria de Portillo, a través del cual se trata de reconocer la labor en el desarrollo económico, turístico o cultural del medio rural, la conservación y promoción del Patrimonio Histórico de Castilla y León y la recuperación y difusión de la Cultura Tradicional de nuestra tierra, y que en esta edición le ha sido concedida a El Norte de Castilla.

Productos artesanales
 
La alfarería en este municipio, especialmente en Arrabal, siempre ha tenido una gran repercusión social, comercial y económica, con una actividad que se realizaba en pequeños talleres, generalmente, dentro de la propia casa, en los que convivía el maestro con algún oficial y aprendices. Como dato basta decir que en el año 1751 aparecían ya censados 21 alfareros, llegando a tener en el año 1950 más de 50 alfareros censados y más de un centenar de oficiales alfareros, utilizando una rica terminología propia que siguen utilizando en este gremio y que en la actualidad el proceso de elaboración, fabricación y ubicación de estos talleres ha variado muy poco o nada de cómo se venía haciendo antaño.
En la feria el visitante se puede encontrar a través de los 9 expositores de alfareros locales que muestran sus objetos más típicos fabricados en barro rojo y que van desde lo más tradicional como la jarra, el jarro o el jarrillo, pasando por el cántaro y la cántara, los barreños usados antiguamente en la matanza del cerdo, platos, pucheros, cazuelas y un largo etcétera de cacharros, nombre con el que se conocía habitualmente a este ajuar que fue usado habitualmente hace años para uso doméstico.
Si bien estos utensilios de cocina que inicialmente fueron indispensables en la cocina tradicional y después formaron durante años parte de la decoración hogareña, han realizado un recorrido de ida y vuelta volviendo en la actualidad a resurgir como elemento indispensable para poder realizar un buen condimento de la cocina castellana.

Vistoso y colorido
 
Si las piezas de alfarería son las que más llaman la atención por su vistosidad y colorido, los mantecados expuestos a lo largo de de los siete expositores del ferial, son los productos que los confiteros tratan de que 'entren' mejor por la boca y los ojos del visitante.
 
El Mantecado Típico de Portillo -como genéricamente se le conoce, aunque también se le llama bollo blanco, bollo bañado, zapatillas o portillanos, en función del lugar y la zona, aparece en la feria acompañado por otros productos propios de la repostería de la Villa de Portillo, como son: la ciega, el amarguillo, las rosquillas, los polvorones y todas las variedades de pastas de piñón, de almendra, de yema o surtidas, que el visitante puede degustar a lo largo de los siete puestos de confiteros -como aquí cariñosamente se les denomina a estos artesanos de la repostería portillana- que pueden encontrar en el recinto ferial.

Corte diferente
 
Dos ajeros de corte diferente, representan en este ferial el vasto potencial que este producto siempre tubo en el flujo de la economía local. Este producto autóctono, tan presente como necesario en la cocina y dieta mediterránea, característico ajo blanco por tener sus cabezas entre ocho y doce dientes, posee un aroma y sabor único, utilizado en la medicina a lo largo de la historia, por poseer infinidad de propiedades circulatorias, cardiovasculares y aliviar los dolores producidos por el reuma, entre otros dolores.
 
Conocido el Allium Sativum por sus propiedades curativas desde tiempos inmemorables, ya los romanos lo consumían entre otras razones como potenciador de la libido y los gladiadores por sus propiedades bacterianas. El visitante lo puede adquirir en rama, cortado y embolsado o enhorcado en simples ristras.
 
En las distintas dependencias municipales se exponen diferentes exposiciones donde se muestra el arte local de los portillanos. Así en la sala de exposiciones del castillo, Carlos Alcalde Martín-Calero, jefe de Servicio del Archivo de la Diputación de Valladolid, presenta una muestra que bajo el título de 'Portillo, retazos para la Historia, siglos XV-XVIII', selecciona los documentos de las tres muestras expuestas en los tres años anteriores, que mejor representan los aspectos más significativos de la vida en este pueblo a lo largo de estos siglos, como son el gobierno de la Villa y la Comunidad de la Villa y Tierra, las fiestas y los oficios.
 
En el Centro de Arte Municipal ubicado en la Casa de la Villa nos encontramos el ARTELOCAL, que muestra obras de distintos artistas locales adeptos a la música, la danza, el teatro, la literatura, la escultura, la pintura, la ilustración, la fotografía o el diseño, coordinados por la comisaria de exposiciones de la Feria, Inés Domínguez. Y sin necesidad de salirnos de este recinto, el grupo de encajeras de Portillo, expone Bolillos y Trabajos en Hilo.
 
En la antigua iglesia de San Esteban, se representan dos exposiciones: una de Indumentaria Tradicional a cargo de José Luis González Escudero. Y otra de instrumentos de Música Popular, obra de Clemente de Pablos.
 
En el patio de armas del castillo, a lo largo de los dos días de la Feria se realizarán demostraciones en horario de mañana y tarde, de alfarería, confitería, enhorcado de ajos y bolillos.
Tu voto: Ninguno Promedio: 4 (1 voto)