elnortedecastilla.es Tierra de Sabor

Chorizo de Cantimpalos

Miguel Olmos Romano y Juan Vicente Olmos: «En breve venderemos en Colombia»

18/12/2011
CRISTINA VEGA

La localidad segoviana de Carbonero el Mayor está vinculada a la elaboración de embutidos y jamones  desde hace más de cien años. En la actualidad son varias las industrias  que se  dedican a esta actividad, entre ellas  Monte Nevado, una empresa de tradición familiar de más de cuatro generaciones que lleva los apellidos Olmos y Llorente, asociados a ilustres chacineros de Bernuy de Porreros y Carbonero el Mayor. Miguel Olmos comenzó el negocio de embutidos en Carbonero el Mayor junto a su suegro Irineo Llorente, y posteriormente, en 1975,  lo dinamizó  con nuevas ideas e inversiones para ampliar y modernizar las instalaciones.  Pionero en el deshuesado del jamón, se inició en el envasado al vacío en lata, y transmitió a este producto una imagen de calidad que aún no tenía. En 1986 construyó una nueva planta, ya como Jamones Segovia S. A., que fue una de las primeras empresas españolas homologada para exportar a la Comunidad Económica Europea.    


Hoy en día el negocio familiar, gestionada ya por sus hijos, ha apostado por ser una empresa dinámica y especialista en el jamón de la más alta calidad. Cuenta con 87 empleados y  varias factorías dedicadas al secado y curación de jamón ibérico y serrano, en Carbonero el Mayor, La Rioja y el Guijuelo, y una empresa Hispano-Húngara, dedicada a la producción de paletas y jamones de cerdo raza Mangalica.

-Miguel, la tradición chacinera le viene de herencia, ¿cómo fueron sus inicios en Carbonero?

-Efectivamente, como bien dice, el origen lo encontramos en mi abuelo Juan Olmos, él inició a la familia en esta ocupación en Bernuy de Porreros. Yo comencé a trabajar con mi familia desde muy joven echando una mano a mi padre Vicente y a mi tío Eutiquio. Fue algo más tarde, en el año 1962, cuando me casé con Carmen, natural de Carbonero el Mayor ,y ya en el 1965 nos trasladamos a Carbonero y comencé a trabajar con mi suegro Ireneo Llorente. En aquel momento había solo dos empleados.

-¿Cuando decidió dedicarse  exclusivamente a la industria del jamón?  

-Al incorporarme a la fábrica de Carbonero, mi suegro se dedicaba a la fabricación de embutido, sin embargo yo veía más futuro en el jamón curado. Así fue como nos iniciamos en la fabricación y comercialización con marca propia. En aquel momento ningún fabricante de la zona pensaba en comercializar los productos llegando al consumidor final. Para conseguirlo, fue necesario crear una red comercial nombrando representantes por provincias y realizar autoventa.

-¿Se siente orgulloso como padre de ver crecer a sus hijos en el plano industrial con varias factorías dedicadas a la curación del jamón?

-Realmente considero que ese es mi mayor logro y la satisfacción más grande. Ver que mis hijos continúan con nuestra tradición me llena de orgullo.

-¿Cree que la experiencia que les ha trasmitido puede ser la clave de su éxito?

-Me gustaría pensar que con mi trabajo, esfuerzo y ejemplo haya podido contribuir a ello.

-¿Qué supone para usted  recibir el premio de la Mancomunidad Segovia Centro?

-De entrada diré que ha sido un orgullo para toda nuestra familia. Además, por el significado del premio, y a través de este medio, me gustaría hacerlo extensivo a todos los empresarios y emprendedores que se encuentran dentro de la Mancomunidad Segovia Centro, ya que pienso que todos se lo merecen igualmente.

- Juan Vicente, Monte Nevado es  una  empresa puntera en  exportación  internacional  de jamón, ¿les costó mucho abrirse camino?

-La verdad es que ha sido difícil pues se requieren instalaciones y procesos de calidad muy avanzados para poder obtener la autorización de la mayoría de los países. En 1986, cuando se autorizó la exportación de jamón a Europa, nosotros habíamos terminado una ampliación de nuestras instalaciones que nos permitió estar a la altura de las circunstancias, por lo que inmediatamente fuimos homologados. Además, exigió un cambio importante tanto en los conceptos comerciales como de presentación, etiquetado etcétera. Para los primeros pasos constituimos un consorcio de exportación con otros productos de calidad españoles para conseguir diluir y repartir los costes de las ferias y viajes comerciales necesarios para la introducción de nuestro producto. La verdad es que los primeros años los gastos los teníamos asegurados pero los ingresos tardaron en consolidarse.

Nuevos mercados

-Como empresario de éxito en la exportación de jamón, ¿cuál cree que son sus bondades gustativas para que tenga tanta aceptación en Estados Unidos?

-La aceptación del jamón serrano en Estados Unidos es aún muy baja y varía mucho según las zonas. Sus hábitos gastronómicos son bastante distintos a los de Europa y por ello hay que buscar áreas con poblaciones más cosmopolitas o con población de origen español para conseguir mayor penetración. La ventaja es que es un mercado tan grande y con un poder de compra tan alto que aunque el porcentaje de posibles consumidores sea bajo, permite que el consumo total sea importante, especialmente cuando solo se reparte entre las cinco empresas autorizadas de las casi 2.000 que hay en España. Como pasó con Europa hay que dedicar un esfuerzo y varios años para conseguir que el mercado vaya incorporando el producto a su consumo habitual.

-¿Están trabajando en algún nuevo proyecto en la actualidad?

-Estamos desarrollando estrategias de formación y promoción en los puntos de venta de nuestros clientes con el fin de ayudarles a vender el producto con toda su cultura, explicando el corte correcto, las diferencias entre unos tipos y otros, realizando degustaciones y cualquier acto que nos permita comunicar con el consumidor. Trabajamos con la Escuela Internacional de Cocina 'Fernando Pérez' de Valladolid, con visitas periódicas a nuestras plantas de grupos de cocineros americanos con el propósito de que conozcan el producto y toda su cultura para poder incorporarlo a sus platos con la confianza necesaria. Recientemente hemos sido autorizados para un nuevo mercado para Colombia, que hasta ahora no autorizaba la importación del jamón serrano, por lo que esperamos que en breve se materialice en ventas en dicho país. Tenemos tres proyectos de investigación en marcha con CDTI y ADE y diversas inversiones previstas para mejora de eficiencia energética.

-¿Qué número de empleados mantienen  en plantilla?

-Actualmente 87 empleados.

Sin votos aún