elnortedecastilla.es Tierra de Sabor

Liderazgo

Los reyes de la carne

07/10/2009

 Los hermanos José Luis y Ángel Jambrina llevan el comercio de la carne de vacuno en la venas. Su abuelo Hermenegildo inició una saga empresarial que hoy sus nietos han logrado consolidar en una empresa cárnica líder en el mercado de las carnes frescas en Castilla y León. Cárnicas Poniente es un proyecto empresarial de raíz familiar que mantiene 300 puestos de trabajo, 150 de ellos indirectos, en el conjunto de sus centros de trabajo, que completan el ciclo productivo. Castellana de Carnes, razón social de la empresa, centra su actividad en la comercialización de carne de vacuno, pero el valor de esta firma es haber logrado cerrar por completo el ciclo de transformación con las siete joyas de Cárnicas Poniente, sus tiendas destinadas al público en un formato moderno, y con una estratégica situación en distintos puntos de la ciudad de Valladolid.

 Se trata de tiendas de productos alimentarios de calidad, desde la miel a los vinos, pasando por los quesos y embutidos, al mismo tiempo que se mantiene la carnicería y la línea de platos cocinados. El -por el momento- último proyecto que apuntalará la solidez de la empresa que dirigen los hermanos Jambrina será la apertura de restaurantes-braserías especializados, como es de esperar en carnes frescas de vacuno. Un modelo dirigido al consumidor actual, donde en un mismo establecimiento se pueden satisfacer todas sus necesidades. El corazón amarillo del distintivo de calidad regional Tierra de Sabor monopoliza la imagen de los siete establecimientos ubicados en Valladolid, además de acompañar a la producción cárnica que se suministra al mercado español, aunque esta empresa vallisoletana también se encuentra presente en Portugal.
 
Venta al por mayor
 
 Cárnicas Poniente es para los vecinos de la capital regional sinónimo de calidad, aunque las siete tiendas son la punta de un poderoso iceberg que cimenta su negocio en la venta al por mayor. El ciclo que se inicia en la finca de El Mirador, en el municipio de Rueda, pasa por el cebadero de la compañía y recala en Macrisa, el matadero y sala de despiece situado en Medina de Rioseco, para finalizar en Mercaolid, donde se completa el despiezado, se envasa y se cocina parte de la producción, supone 900 animales sacrificados a la semana, con una media de 300 kilogramos por canal. La facturación anual de Castellana de Carnes es de 50 millones de euros, lo que confirma que se trata de la mayor empresa de vacuno de Castilla y León en volumen de negocio.
 
Los filetes de Castellana de Carnes se comen en toda España gracias a la entidad de algunos de sus clientes, como los supermercados Lupa o el Grupo Eroski. También sorprende enterarse de que su carne se come en la Academia de Policía de Ávila o de que el Burger King de Madrid es uno de sus clientes más fieles. En la nómina de compradores también se encuentra un cliente tan exigente como Nutribén, especializado en alimentos infantiles. Ángel Jambrina llega a señalar que decidió alimentar a sus cuatro hijos con productos de esa marca “cuando vi los rigurosos controles a los que somete todo su proceso de producción”. El futuro de Cárnicas Poniente pasa por proyectos como la restauración o la I+D, con investigaciones muy avanzadas para obtener una carne de vacuno cardiosaludable y con propiedades anticancerígenas.
 El departamento de Calidad está formado por un grupo de veterinarios e ingenieros agrónomos, con un papel considerado “vital” por parte de los responsables de la compañía. Su labor abarca todo el proceso productivo sin salir de la estructura de la empresa y abarca desde los piensos con los que se alimenta al ganado hasta las prendas de los manipuladores. “El control se realiza desde el campo a la mesa”, señala Ángel Jambrina.
 
Acuerdo de promoción
 
La Consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, visitó ayer las instalaciones de Cárnicas Poniente como respuesta al acuerdo suscrito con Castellana de Carnes S.A. mediante el cual la empresa vallisoletana promocionará los productos del sector agroalimentario acogidos a la marca Tierra de Sabor hasta el 31 de diciembre de 2010. En declaraciones a los medios, la titular de Agricultura recordó que la marca de Castellana de carnes ‘Naturity’, que ampara a carne producida en su propia explotación, acompaña a Tierra de Sabor desde los primeros pasos y en este periodo no sólo ha visto multiplicada su venta, sino que el interés de sus clientes más habituales se ha disparado.
Por ejemplo, Portugal ha aumentado la compra de producto de esta empresa vallisoletana en un 30%. Además, Clemente subrayó que Castellana de Carnes “cuenta con su propio cebadero y apuesta por un sistema de control de la carne, trazabilidad y control de calidad que garantiza la elaboración de productos seguros”.
El acuerdo alcanzado con la compañía se incluye dentro de la línea de actuación que viene llevando a cabo la consejería desde el nacimiento de la marca Tierra de Sabor. El Plan de Promoción y Comercialización del Sector Agroalimentario de Castilla y León tiene como objetivo principal la proyección de una imagen homogénea del sector agroalimentario en la región que favorezca la implantación de los productos de la Comunidad en los diferentes canales de distribución nacionales e internacionales. ‘Tierra de Sabor’ pretende reunir a los productos de calidad elaborados en Castilla y León bajo un mismo símbolo fácilmente identificable por el consumidor.
 
 
José Luis Jambrina
“Hemos encontrado una gran acogida”
 
-¿Qué aporta el corazón amarillo a una empresa como la suya?
-Tierra de Sabor nos ha permitido llegar al consumidor con un producto que se hace en Castilla y León y que antes se buscaba en otros mercados, además de hacerlo a un precio competitivo.
-¿Cómo responde el público a la proliferación del logotipo en sus escaparates y sus productos?
-Reacciona con cierta sorpresa porque conoce el corazón amarillo gracias a la buena campaña realizada, pero hasta ahora tenía que imaginarse el producto que había detrás; ahora ve que puede adquirir aquí esos productos.
-¿Se refiere a los productos artesanos?
-Efectivamente. Tenemos un convenio con la Asociación de Artesanos Alimentarios para ofrecer sus productos en todas nuestras tiendas. Así, los consumidores pueden comprar esos productos que antes sólo encontraban cuando viajaban a otra provincia.
-¿Qué retos les quedan por afrontar?
-Además de nuestra fuerte apuesta en I+D, dentro de la comercialización habíamos hecho un esfuerzo grande por la cocina preparada. Ahora, dentro de esa línea, nos faltaba abrir un establecimiento de hostelería propio, en el que ofrecer nuestra carne, que es nuestro producto mimado.
-¿Cuándo habrá novedades en ese terreno?
-El primer establecimiento abrirá sus puertas en los primeros meses de 2010.
-A pesar de la crisis...
-La crisis ha generado una caída en el consumo, pero también brinda una serie de oportunidades, que nosotros hemos aprovechado.
-¿En qué partes de la península se puede encontrar el corazón amarillo sobre sus productos?
-En Levante, Andalucía, Portugal... Nuestros distribuidores están muy interesados en esta marca y están barajando fórmulas para su comercialización. Hemos encontrado una gran acogida porque la gente, además de mirar el precio, demanda creatividad, imaginación... y Tierra de Sabor se lo da.
 
 
Tu voto: Ninguno Promedio: 3 (2 votos)