elnortedecastilla.es Tierra de Sabor

Los restaurantes se comprometen a que el 60% de sus platos estén elaborados con alimentos de la región

La marca de calidad Cocina Castilla y León arranca con treinta socios

19/07/2011
NIEVES CABALLERO
El objetivo principal es poner en valor la gastronomía de la comunidad autónoma, tanto dentro como fuera de la región, con el compromiso de divulgar la cocina castellano y leonesa, su recetario y sus productos. Este proyecto arranca con una treintena de socios, dos de ellos restaurantes de Madrid y el resto de Castilla y León.
 
«No queremos muchos socios, queremos socios con compromiso», argumenta Miguel Ángel Martínez, uno de los impulsores de este proyecto, antes de advertir que se realizarán controles periódicamente y que se han establecido una serie de sanciones para los casos de incumplimiento de los requisitos. En cualquier caso, reconoce que «estamos abiertos a aceptar a los 4.500 restaurantes de Castilla y León, siempre que se comprometan con la calidad y los alimentos y vinos de la región».
 
Restaurantes, como José María, de Segovia, y Siboney, de Sepúlveda; Campo Grande y Taberna Pradera, de la capital vallisoletana; El Caballero de Olmedo, en Olmedo, y Mesón Casa Pedro, de Tudela de Duero; el asador Casa Cordón de Castrojeriz, Burgos; La Taberna de la Nava, Fuentes de Nava, y la Casa del Abad, Ampudia, en la provincia de Palencia; El Oso y El Madroño, en Peñaranda de Bracamonte, Salamanca; La Alta Sanabria y El Acueducto Segoviano, de Madrid, colgarán en sus establecimientos los nuevos logos que identifican este nuevo proyector gastronómico y aglutinador. Ellos han sido los primeros en dar el paso para pertenecer a la llamada Agrupación de Abonados de la recién registrada Marca de Calidad Cocina Castilla y León.
 
Todos ellos recibirán hoy, martes 19 de julio, la placa que acredita que son miembros de la marca de calidad. Todos ellos se han comprometido a que el 60% de los platos de sus cartas estén elaborados con productos agroalimentarios de la comunidad autónoma.
 
En el caso de los vinos, siete de cada diez de los caldos recomendados tienen que pertenecer a alguna de las denominaciones de origen y otras figuras de calidad de Castilla y León. Una manera de promocionar el consumo de los vinos de una comunidad muy rica en el sector de la viticultura. Otro de los requisitos mínimos es que parte de la carta esté basada en el recetario de la región, que Ficocyl y la Agrupación de Abonados a la Marca de Calidad Cocina de Castilla y León elaborará en un futuro próximo. El objetivo es lograr un recetario clásico con 100 o 120 platos, en los que ya están trabajando los cocineros vallisoletanos Alfonso García (Don Bacalao), Javier Nuñez (restaurante del hotel Felipe IV) y Jesús Sanabria (Campogrande), junto al historiador gastronómico Julio Valles, presidente de las academias de Gastronomía de Valladolid y de Castilla y León. Un recetario que será utilizado por los socios y que también se divulgará entre la población.
 
La recién constituida Fundación Instituto de la Cocina de Castilla y León (Ficocyl) parte de la premisa de que la gastronomía es uno de los pilares del patrimonio cultural del territorio y nace con el objetivo de divulgar sus elementos diferenciadores y de potenciar que los productos y las recetas estén en el mayor número posible de restaurantes. Este proyecto ha sido presentado a los representantes de las figuras de calidad de los alimentos de Castilla y León, que la fundación pretende incluir en el comité asesor. Pero eso no significa que sólo se tengan en cuenta los productos agroalimentarios adscritos a una figura de calidad. Miguel Ángel Martínez pone un ejemplo. «La calidad de la huerta de la comarca segoviana de El Carracillo está más que probada y, sin embargo, no está amparada por ninguna figura».
 
Parón electoral
 
También se ha explicado este proyecto a las administraciones públicas, aunque las conversaciones con estas últimas han sufrido una ralentización a consecuencia de las elecciones municipales y autonómicas del pasado mes de mayo. El propio presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, «tiene conocimiento de este plan, ya que se lo presentamos en el marco de la última edición de Fitur y acogió con buenos ojos el compromiso con los productos agroalimentarios de Castilla y León que promovemos», según señala Miguel Ángel Martínez.
También se ha trasladado al equipo de la consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente. Martínez descarta que la marca de calidad Cocina Castilla y León vaya a entrar en competencia con Tierra de Sabor y considera que más bien ambas se pueden complementar. Al parecer, también la Consejería de Cultura y Turismo conoce el proyecto; al igual que el Ayuntamiento y la Diputación de Valladolid.
 
La marca esta registrada y el propiedad de la Fundación Instituto de la cocina de Castilla y León (Ficocyl), aunque sus promotores no descartan que, en el futuro, lleguen a un acuerdo con la Junta de Castilla y León para cederle dicha marca en pro de la promoción.
El proyecto, que prevé mover un presupuesto anual de 250.000 euros, será presentado hoy, martes 19 de julio, por Ramón Molpeceres Picón, presidente de la Fundación Instituto de la cocina de Castilla y León (Ficocyl), y el resto de fundadores, los hermanos Javier y Miguel Ángel Martínez.
Sin votos aún