elnortedecastilla.es Tierra de Sabor

El mal año micológico reduce la rentabilidad a 30 millones de euros, la mitad que en 2010

El mal año micológico reduce la rentabilidad a 30 millones de euros, la mitad que en 2010

16/01/2012
M. J. Pascual/ Isabel G. Villarroel

Muchos de los que han salido este otoño con su cesta al monte han vuelto a casa compuestos y sin setas y ello no solo se queda en la decepción. Los recolectores locales, que tienen en esta actividad un complemento importante en su economía doméstica, han visto mermar sus expectativas de beneficio a la misma velocidad que aparecen los hongos cuando llueve.  Aunque este no es el caso, porque ha llovido poco y a destiempo. En el peor año micológico que se recuerda, la rentabilidad esperada en esta campaña se ha reducido a tan solo 30 millones de euros en Castilla y León, la mitad que en 2010, según los primeros cálculos adelantados por los expertos del proyecto Myas.


El técnico de Zamora, Pedro Gómez Turiel, habla de una campaña «irregular tirando a mala» en cuanto a producción. En la provincia, señala, «ha habido menos cantidad y variedad que otros años, hay especies que no han salido». Subraya que «ha sido un año raro, ha habido más setas en septiembre que en octubre, empezó muy pronto, se cortó porque se ha estado dos meses sin llover, y hasta diciembre, nada». En cifras, calcula que dentro de la marca de calidad se ha dado salida a unos 16.000 kilogramos de producto micológico, aunque supone solamente «la punta del iceberg de lo que se recolecta», entre el 5 y el 10% del total de setas recogidas en la provincia.  De las 19 empresas amparadas en la marca en Setas de Castilla y León, 11 están implantadas en Zamora, la última provincia que se ha incorporado al proyecto y la que tiene menor superficie. La mayoría de estas empresas se ubican en la comarca de Aliste, y el resto en Sanabria, Sayago y Toro. La escasez implica que se vendan las setas más caras, de forma que aunque la producción global sea inferior, podría compensarse el beneficio si, como se espera, «viene una primavera buena como la del año pasado».
Pero, de momento, las expectativas de beneficio están muy por debajo de la media potencial de 91 millones de euros al año por este recurso de los hongos silvestres. «Estaríamos muy por debajo de esa cifra. Apenas llegaríamos a los 30 millones, porque ha habido provincias en las que no ha habido nada. En Salamanca, a finales de noviembre, nada de nada», subraya Gómez Turiel. La temporada otoñal de setas en Soria también ha sido «mediocre» debido a la ausencia de lluvias en octubre. El responsable del proyecto de regulación micológica Myas RC, Arturo Esteban, apuntó que al término de la campaña «parecía que iba a haber un repunte, pero al final, sin ninguna esperanza». Este año, la campaña no ha sido buena en la provincia y así lo manifiesta también el director del Centro de Investigación Forestal de Valonsadero de la Junta de Castilla y León, Fernando Martínez Peña. «Ha resultado mediocre e irregular en Soria y Burgos como consecuencia de la escasez e irregularidad de las precipitaciones registradas en septiembre y octubre. Temperaturas mínimas suaves y nuevas precipitaciones habrían sido las claves para que la campaña se hubiera reactivado, pero no ha sido así».


Esteban señaló que «la producción en Soria ha sido prácticamente nula y no ha respondido a las expectativas creadas», y asegura no conocer «una campaña otoñal tan nefasta desde hace al menos 17 años. Aunque inciden otras variables, básicamente la culpa la tiene la ausencia de lluvia. «En los últimos años la pluviometría viene descompensada en el tiempo, el otoño no es típico, viene con retraso», señala. De esta forma, el ciclo productivo de la seta se retrasa hasta llegar a un invierno duro y repentino que mata al hongo. Añade que la salud de los montes es buena, por lo que la razón de las malas campañas no está ahí. «Incluso muchos montes de León y Palencia comienzan a fructificar ya», subraya. Que este año haya sido malo, pues no quiere decir que lo sean los próximos.


Soria, según el proyecto 'Micodata', es la primera provincia en potencial micológico de la comunidad, con un techo productivo de 14.000 toneladas en años buenos. «Cuando se habla de producción micológica nos referimos a las especies comestibles y de valor socioeconómico», aclara Martínez.


En casi  veinte años de investigación en Valonsadero se ha comprobado que las campañas tienen una gran variabilidad interanual en producción. «Lo normal es que la producción sea moderada y  solo en el 20% de los años las producciones son excepcionales». No ha sido el caso. En el pasado año micológico, de septiembre de 2009 a agosto de 2010, la producción generada por los montes de Soria registró 6.093 toneladas, un 18% del total regional y un 43% de su potencial provincial. De esta cantidad «se recolecta como media un 50% de la producción generada por el monte», apunta Martínez Peña, quien señala que, en años buenos, el 64% se comercializa y el 36% va al consumo familiar.


Autoconsumo


Ambos expertos dicen que «se percibe que el porcentaje de autoconsumo está creciendo fuertemente año a año en la región y  es más elevado en años malos». Del volumen comercializado, un 20% se canaliza por las empresas micológicas de la región, un 66% por intermediarios y el 14% es en venta directa.  


Sobre las principales especies fúngicas de importancia socioeconómica, comenzando por los Boletus Edulis, el director del centro de señala que «la producción ha sido mala en la comarca de Pinares y norte de Burgos». En cuanto a los níscalos, «su aparición ha sido testimonial». Otra de las especies de comportamiento irregular ha sido la seta de cardo, hongo exclusivamente dependiente de la meteorología porque descompone las raíces muertas del cardo corredor, entre otras umbelíferas. Tanto en Soria como en Burgos apenas han salido la Amanita cesárea y el rebozuelo.


Castilla y León es una de las zonas más importantes del mundo en recursos micológicos. La recolección implica al 54% de la población rural, con un potencial superior a 500.000 recolectores. El 14% de dicha población vende el producto, tiene una capacidad para recolectar y vender más de 17.000 toneladas en años de buena producción, con una generación potencial de rentas directas de 65 millones de euros al año. Soria es la primera provincia de la región en producción, con el 17% del total. 

 

Proyecto Myas

Objetivos.  Definir un sistema innovador de gestión global del recurso de las setas en seis programas de actuación.
Implantación.  Se desarrolla en territorios periféricos de Castilla y León. Tiene diecinueve comarcas forestales (tres millones de hectáreas) y afecta a una población de 460.000 habitantes de 944 municipios y 43.549,96 kilómetros cuadrados,  el 46% de la superficie de Castilla y León.

Sin votos aún