elnortedecastilla.es Tierra de Sabor

Verduras y Hortalizas de Castilla y León

De la huerta a la cazuela

02/11/2011
NIEVES CABALLERO

Castilla y León ha cambiado de color en las últimas décadas. Si antes se decía que era el granero de España por sus grandes extensiones de cereal que tintaban el campo de amarillos y ocres, en la actualidad se puede asegurar que es la huerta del país, gracias al aumento del número de productores de frutas y verduras que han teñido las parcelas de colores vivos y luminosos. Colores que además tienen dos grandes cualidades, son apetitosos y nutritivos.  


Desde el punto de vista nutricional, las verduras, hortalizas y frutas son alimentos reguladores por su principal aporte de minerales (calcio y hierro), vitaminas (A y B, en el caso de las verduras, y D en las frutas) y fibra, y también son muy aconsejables por su menor contenido en hidratos de carbono. Son nutrientes que regulan las reacciones químicas que se producen en el organismo. Tienen muy bajo aporte calórico, graso y proteico.


Nos lo explica el doctor Daniel de Luis, experto en nutrición y director de la Unidad de Apoyo a la Investigación del Río Hortega de Valladolid, quien recomienda tomar dos raciones al día de hortalizas y verduras y tres raciones diarias de frutas. «Las verduras, frutas y hortalizas frescas aporta minerales como el potasio y múltiples vitaminas, y son alimentos con poco aporte calórico, ricos en agua y fibra».

El experto subraya que «en particular, las hortalizas de hoja verde aportan múltiples antioxidantes y vitaminas como el ácido fólico (vitamina necesaria para el correcto desarrollo del feto durante el embarazo). Las frutas rojas y el tomate añaden antioxidantes naturales muy potentes, como el licopeno. Algunas frutas, como la uva, aportan incluso  anticancerígenos como el resveratrol». Al mismo tiempo, recuerda que «el alto contenido en fibra y agua, los hacen ideales para formar parte de las dietas de pacientes obesos y de personas con estreñimiento».


La climatología y los suelos de Castilla y León permiten producir hortalizas y verduras de gran calidad como patatas, zanahorias, cebollas, ajos, puerros, guisantes, lechugas, judías verdes y pimientos, sin olvidarse de las frutas, como las manzanas reineta, las cerezas y las castañas. De hecho, en estos momentos existen nueve figuras de calidad de frutas y verduras en la comunidad autónoma. En concreto, la Denominación de Origen Manzana Reineta del Bierzo, las Indicaciones Geográficas Protegidas de Pimiento Asado del Bierzo y Pimiento del Fresno-Benavente, y las Marcas de Garantía Pera Conferencia del Bierzo, Cereza del Valle de las Caderechas, Manzana Reineta del Valle de las Caderechas, Cereza de la Sierra de Francia, Lechuga de Medina y Castaña del Bierzo.


Crudas, cocidas, al vapor, asadas, fritas, a la plancha, en tempura, en purés y cremas, estofadas. Es evidente que, además de su gran aporte nutritivo, las verduras y hortalizas, al igual que las frutas, son por sí mismas productos con múltiples posibilidades gastronómicas. Y en este sentido, la gran cantidad de verduras y hortalizas existentes en Castilla y León permite al consumidor llevarse los productos casi desde la huerta a la cocina.


Los expertos aconsejan tomar gran cantidad de las verduras en crudo, ya que la cocción hace desaparecer el contenido de la mayoría de las vitaminas, sobre todo la C. Sin embargo, el cocinado con aceite de oliva suele hacer que aumente la disponibilidad de vitaminas A y E, por lo que lo ideal al cabo del día sería tomar una ración de hortalizas en crudo y otra en cocinado.


Por ese motivo, se dan a continuación ciertos consejos prácticos a la hora de manipular las verduras y hortalizas para conseguir un aprovechamiento óptimo de este grupo de nutrientes. En primer lugar, si van a acabar en la cazuela, es preferible recurrir a tiempos de cocción muy cortos (por ejemplo, unas alubias verdes no deben perder su color), incluso hacerlas sin pelar si es posible, utilizar muy poco agua y cortarlas en trozos pequeños; se puede utilizar unas gotas de limón o de vinagre al cocinarlas porque los ácido protegen las verduras. Por supuesto, conviene evitar los recalentamientos. También es una buena opción cocinar las verduras y hortalizas al horno.

 

Preservar la identidad de la producción local


Los productores e industrias transformadoras de verduras y hortalizas de Castilla y León comercializan sus productos bajo el paraguas de Tierra de Sabor, marca creada por la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León para garantizar que los productos que llevan el corazón amarillo son de la comunidad autónoma. Castilla y León produce verduras, hortalizas y frutas con unas cualidades excepcionales, tanto en textura como en sabor, gracias al clima y los suelos. El sector hortofrutícola tiene una gran importancia en Castilla y León desde el punto de vista económico y social, ya que ayuda a fijar población en las zonas rurales. Tierra de Sabor garantiza que los consumidores compran unos productos que apuestan por la calidad. Al mismo tiempo, el hecho de adquirir y consumir verduras, hortalizas y frutas locales ayuda a los pequeños y medianos productores regionales, ya que contribuye a preservar la identidad local de las áreas de producción así como su patrimonio agrícola y cultural. Además,  permite reducir el impacto medioambiental, en primer lugar porque se recorta el tiempo de transporte de las mercancías entre la tierra y el consumidor final y, por lo tanto, también abarata los costes.

Sin votos aún